Publicado el Deja un comentario

¿Por qué mis hijas no llevan pendientes?

niñas sin pendientes

Desconozco si esto hace unos años era un tema controvertido, lo que sí tengo claro es que hoy en día sí que lo es, y no en vano es motivo de polémica. Hablo de agujerear o no las orejas de las niñas para ponerles pendientes.

Es cierto que no en todos los países está reconocido este procedimiento como tradición. De hecho son pocos los países en los que se ha adoptado esta práctica como habitual. Entre ellos, donde yo vivo, en España. Aquí es muy normal ver a los bebés niña (y entendiendo «niña» como bebé con genitales femeninos, que después en un futuro puede autodefinirse con total libertad) con pendientes en las orejas. La mayoría de ocasiones se las agujerean a los pocos días de vida, a veces a los pocos meses. Diría, incluso, que lo fuera de lo común es no ponérselos.

¿Por qué se ponen los pendientes?

La respuesta es sencilla y escueta: por tradición. Aunque después hay familias que que dirán que es para diferenciar a las niñas de los niños, que las niñas están más guapas con pendientes… También hay quienes opinan que de bebés no les duele, que es sólo un momento… Que así no se les genera ningún trauma porque, lógicamente, después no se acuerdan.

La tradición en sí se cree que viene de época romana. Los romanos perforaban las orejas de las niñas aunque el motivo no está del todo claro.

Hay países en los cuales no se reconoce esta tradición, de hecho se quedan un poco alucinados al ver a las bebés, tan pequeñas, con pendientes en las orejas. En la mayoría de estos países, es común ponérselos ya en la adolescencia o incluso no llegar a ponérselos nunca.

Lo que está claro es que es una costumbre mayoritaria de países latinos o con una tradición católica muy arraigada. Es más, hay países como el Reino Unido, que incluso han creado una campaña de recogida de firmas para prohibir esta práctica con bebés y determinar una edad mínima para perforar las orejas de las niñas.

Mis hijas no llevan pendientes

Así lo decidimos antes de que naciera Nadia, no llevaría pendientes hasta que ella los pidiera y estuviera preparada, si es que ese día llega.

El por qué es muy sencillo, y es que el hecho de que sean mis hijas no significa que me pertenezcan, y no soy yo quien tenga que decidir agujerearle las orejas por un motivo puramente estético. Quiero que tengan la libertad de decidirlo por sí mismas.

Por otro lado, yo no llevo pendientes en las orejas, me los quité hace años porque no me resultaban cómodos y estaba harta de que se me infectaran constantemente.

Pero, el motivo que más me pesa de esta práctica es el simbolismo sexista que hay alrededor de marcar única y exclusivamente a las niñas. Seguir con esta costumbre me parece catastrófico, pues estamos perpetuando la no igualdad, la idea de que las niñas (y las mujeres) tenemos que adornarnos para estar bellas, y a su vez es algo con lo que están creciendo niñas y niños, que lo están asimilando como algo natural y no lo es en absoluto.

Mis hijas se criarán no dando por hecho que las niñas deben ser marcadas al nacer. Que sí, es posible que cuando alcancen cierta edad se hayan dejado llevar por lo que ha marcado tristemente esta sociedad, y decidan hacérselos. Pero no habrá sido una imposición de sus padres.

Los comentarios ajenos, cada vez me dan más igual. Mis hijas no necesitan llevar pendientes para que la señora de turno pueda saber si son niños o niñas (siempre dando por hecho que son niños por no llevarlos, como si a mi eso me molestara). Mis hijas son dos bellezas que no necesitan adornos.

Pero la creencia que me resulta más surrealista es el pensar que de bebés no les duele, como si no fueran de carne y hueso. He hecho una búsqueda en youtube, así por curiosidad, y se me ha puesto muy mal cuerpo. Sólo de pensar en mis hijas pasando ese mal trago por pura estética me pone muy triste. Si crees que sólo es un momento te equivocas, después llevan el diminuto lóbulo hinchadito varios días, sin contar con el riesgo de enganchones, infecciones, etc. Lo siento, pero no merece la pena en absoluto.

No es mi intención criticar a quienes deciden ponérselos, sólo dar mi opinión. Pero, sinceramente, si tú que estás leyendo esto te estabas planteando ponérselos y te hago cambiar de opinión o por lo menos replanteártelo, me alegraré. Ya bastantes decisiones tomamos por ellos, como para decidir si adornamos o no sus cuerpos ¿no crees? Sus cuerpos son suyos, no nuestros.

Un abrazo y a cuidarse!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.