Publicado el Deja un comentario

La Creatividad y la Alta Sensibilidad

El post de hoy es un tema apasionante que con mucha facilidad puede abrir los ojos a algunas personas, pues pueden llegar a verse reflejadas en mis palabras. Pero vamos en orden, primero lo primero. Vengo a hablarte sobre la relación que tiene la creatividad con la alta sensibilidad, y, ya de paso, familiarizarte con el tema si aún no lo estás.

¿Qué es la Alta Sensibilidad o PAS?

La alta sensibilidad es un rasgo de la personalidad, y las personas que lo tienen son definidas como PAS (Personas Altamente Sensibles). No es ninguna patología. De hecho, se sabe que aproximadamente entre el 15 y el 30% de la población es altamente sensible. Además, como dato interesante, es un rasgo que es fácilmente hereditario.

Mi primer contacto con el concepto de «alta sensibilidad» fue ya en la universidad. Una psicóloga me sugirió pasar un test de PAS y salió positivo. En el fondo no me sorprendió, además fue bastante liberador porque de repente entendí muchas cosas de mi misma y me perdoné otras tantas.

En ese instante me vinieron a la mente todos los olores de situaciones vividas, como el olor a especias del mercado de cuando era niña, o la música imaginaria que ponía a los recuerdos. Recordé cómo era capaz de leer entre líneas a las personas, cómo me hacía llorar el ver sufrir a un ser vivo sin poder evitarlo, cómo me sentía (y me sigo sintiendo) incómoda en grupos grandes de personas (a grandes me refiero a partir de 5 o 6 personas) llegando a casa con un terrible dolor de cabeza y sintiéndome agotada. Comprendí entonces el por qué había sido siempre de pocos amigos, y sobre todo, me dí cuenta de que había estado equivocada todos esos años, porque no era culpa mía como me habían hecho creer toda al vida.

Las PAS tienen un sistema neurosensorial más desarrollado que el resto, y esto quiere decir que reciben más información sensorial y más estímulo. Esta información, además, la procesamos de manera diferente. Esto, como todo, tiene una parte positiva y otra no tanto.

Es maravilloso poder percibir sutilezas de todo lo que nos rodea, detalles que para otras personas pasan desapercibidos, en la naturaleza, en el arte, en el estado anímico de las personas, etc. Pero, pasa igual con los aspectos negativos. Los olores fuertes o desagradables nos suelen incomodar mucho más, los ruidos, las multitudes nos sobrecargan con facilidad, el calor, el frío, las luces intensas, etc. Por lo tanto una PAS suele sobreestimularse a menudo y necesitar retirarse y estar tiempo a solas o en intimidad. Como consecuencia de esta sobreestimulación es común que aparezcan cuadros de estrés e incluso problemas físicos.

El término fue acuñado a finales del siglo pasado por Elaine Aron, una psicóloga americana. Descubrió que 2 de cada 10 personas son considerablemente más sensibles que el resto. Esto resultó de su trabajo de investigación denominado Sensibilidad de Procesamiento Sensorial.

Diferencias en el cerebro de las PAS

Gracias a que en los últimos años la ciencia se ha ocupado de conocernos mejor a las PAS, hoy en día podemos entendernos. Estudios recientes han comprobado que una PAS tiene el hemisferio derecho del cerebro más activo, justo el encargado de las emociones y el pensamiento creativo.

Además, tanto el área frontal y como la amígdala están en un estado de alerta superior al de la media, y esto se comprueba porque en una resonancia magnética estas áreas se iluminan más en personas altamente sensibles.

El lóbulo frontal procesa la información social y es una pieza clave en el circuito de la empatía. Su hiperactivación se traduce en personas muy empáticas con una capacidad superior para entender las emociones de los demás y ofrecer una respuesta adecuada a sus necesidades.

La amígdala es el centro del cerebro emocional y quienes la tienen más excitada viven las emociones con mayor intensidad.

Relación de la Alta Sensibilidad con la Creatividad

Dado que el hemisferio derecho está más activo y además para una PAS es más fácil recibir información sutil, existe una gran sensibilidad hacia el arte en todas sus formas.

Según Elaine Aron, «todas las PAS son creativas, debido a la capacidad potencial de captar y combinar mayores sutilezas del entorno. Al procesar todo el contenido sensorial y emocional de una manera  más profunda, generan tiempo y espacio para producir más conexiones e ideas inusuales«.

personas altamente sensibles

Igual que todas las PAS tienen una gran sensibilidad hacia el arte y por tanto una capacidad innata de maravillarse y abstraerse con él, también, como consecuencia de esto, suelen tener un talento artístico determinado, o incluso varios. De hecho, suelen presentar una gran inquietud por probar diferentes disciplinas artísticas a lo largo de sus vidas. Asimismo, se cree que el 99% de los artistas son altamente sensibles.

La sensibilidad es la esencia del arte, y el artista tiene una maravillosa capacidad para expresar sus sentimientos y emociones a través de él. Se podría decir que el arte es una extraordinaria forma de terapia para las PAS, tan necesaria para ayudar a gestionar y dirigir sus emociones que a veces se pueden ver un poco desbocadas.

Además, sin la menor duda, el arte producido una persona altamente sensible, reflejará con suma sinceridad y profundidad sus emociones y pensamientos.

La importancia de la autoconfianza

La condición para que esto ocurra es que toda persona altamente sensible debe confiar en sí misma y en sus capacidades. Ojo, que en ningún momento estamos hablando de «altas capacidades», son conceptos que, aunque tengan cosas en común, son diferentes. Éste último estaría más ligado al coeficiente intelectual.

El problema de la autoconfianza y baja autoestima es lamentablemente usual en las PAS, sobre todo en aquellas que aún no han llegado a comprender su alta sensibilidad. Y más desafortunado es el hecho de que a muchas les han aplastado su creatividad, antes incluso de darse cuenta de su potencial.

autoestima baja

Esto es un factor muy importante a tener en cuenta ya que la creatividad, para ser expresada, necesita de la confianza en uno mismo. Durante la infancia es más perceptible, los niños y niñas se expresan a través de la creatividad sin filtros. Cuando empiezan a recibir críticas o comentarios negativos (aunque sea sin mala intención), la confianza se va desvaneciendo, y más cuando son altamente sensibles. Les afecta profundamente y a menudo bloquean esa parte artística por el miedo y la inseguridad creados.

Cobra mucha importancia aquí el entender que si un niño se sale de la raya, o pinta un perro de color verde, también está bien. Si dejamos que se expresen a su manera estaremos incentivando su autoconfianza.

De adultos, es un proceso interior que debemos afrontar quizás de manera diferente y que para cada persona tomará un camino u otro.

sensibilidad

Y por último quisiera añadir que sí que es cierto que puede haber mucho sufrimiento dentro de una PAS, pero el aprender a abrazar esas emociones te hacen comprender y por ello dejar de sufrir. En realidad yo lo veo como un don maravilloso, pues la naturaleza nos ha dotado de un sexto sentido para que podamos vivir experiencias extraordinarias.

Espero haber arrojado luz con este post, sobre todo si te has visto reflejada en algún aspecto y te ayuda a comprender como en su día me ayudó a mi.

Me encantaría que me siguieras por Instagram (@nat_noctambulando) si aún no lo haces y así puede mantenerte al corriente de nuevas publicaciones.

Un abrazo muy fuerte!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.