Publicado el Deja un comentario

Mi segundo parto: natural, en el suelo del paritorio

parto natural

Preparación a un parto natural

Cuando por las redes me preguntaron sobre mi reciente segundo parto, el parto de Enya, dije que para comprender algunas cosas era necesario saber cómo había ido el primero, así que si estás aquí de nuevas, te recomiendo que vayas y le eches un vistazo al post que escribí sobre mi primer parto.

Si mi primer parto me transformó, el segundo me reconectó con lo más mamífero y primitivo de mi ser, con la Tierra y el Universo, toda una experiencia mística. Como ya imaginarás, soy partidaria del parto natural (aunque lógicamente existen casos en los que no se puede porque surgen complicaciones). Tenía muy claro que no quería intervenciones innecesarias ni anestesia de ningún tipo, deseaba sentir cada contracción y ayudar a mi bebé con movimientos y con mis propias sensaciones.

Por eso, en este parto quería poder confiar plenamente en el personal que me atendería, así que desde el principio del embarazo contacté con Mujeres Sabias. Tenía muy buenas referencias de Gemma (@mujeressabias.matronas), una matrona excepcional y fiel defensora del parto natural. Durante el embarazo nos vimos varias veces y tanto ella como yo teníamos muy claro cuáles eran mis preferencias y me dio mucha confianza. La ginecóloga con la que trabajaba Gemma, Mónica (de @clinicaparccentral) también me dio muy buena sensación, así que en ese sentido iba muy tranquila.

Contra todo pronóstico llegué a la semana 41, y es que llevaba casi 2 semanas con pródromos de parto. Me había mantenido muy activa todo el embarazo, y a pesar del confinamiento había seguido con mis ejercicios y haciendo yoga y meditación todos los días. El pequeño problema era que, como entonces su hermana, Enya no estaba bien colocada pues miraba hacia delante en lugar de mirar hacia atrás, lo cual no es la posición más favorable de cara al parto.

A las puertas de la inducción

No quería llegar a la inducción, así que no imaginas la de ejercicios y posturas extrañas que hice durante esos días. Ese miércoles Gemma me propuso inducción para el viernes si la cosa no se animaba, y además decidimos, como última opción probar con la maniobra de Hamilton el jueves si durante ese día no me ponía de parto sola. Por si no la conoces, con esa maniobra separan con los dedos la bolsa de las paredes del útero, con la intención de que produzcas prostaglandinas necesarias para que inicie la labor de parto.

Llegó el jueves, estaba de 41+4 y mi parto no arrancaba, así que fui a la consulta de Gemma para que me practicara la Hamilton y me pusiera de nuevo las agujas (acupuntura). Estaba ya dilatada de 3cm así que todo pintaba que la maniobra sería favorable. Me resultó bastante molesta, cosa normal a esas alturas. Así que volví a casa con la esperanza de no llegar a la inducción al día siguiente. La cosa es que cuando salí de la consulta, sobre las 13:00h, ya me notaba extraña y supe que había funcionado.

Estoy de parto

De vuelta a casa ya me noté alguna contracción diferente que me hizo recordar el parto de Nadia, pero decidí ser prudente y esperar a ver si eran constantes. Ya en casa empecé a controlarlas, porque tenía claro que eran de parto, no muy dolorosas pero la sensación era como más envolvente. Sobre las 14:30h las estaba teniendo cada 5 minutos aproximadamente y escribí a la matrona para informarle, pero que esperaría un poco más en casa. También avisé a mi chico para que fuera viniendo del trabajo y trajera a su madre, que era quien se quedaría en casa con Nadia.

Entre contracción y contracción hice la comida mientras Nadia jugaba. Las llevaba muy bien, así que estaba tranquila y sobre todo muy feliz. Después de comer me fui con Nadia a la habitación para darle teti por última vez como hija única y abrazarme a ella todo lo que me dejaran las contracciones, ya que eran algo más intensas y frecuentes. De ese momento sólo recuerdo las ganas de llevarme a Nadia conmigo al hospital y no tenerla que dejar…

Notaba que se acercaba el momento así que me metí en la ducha y me puse ropa límpia. Notaba a Enya moverse como de costumbre, así que todo iba bien. Eran las 17:45h, y avisé a Gemma para que ella también fuera hacia el hospital. Las contracciones, aun siendo intensas, las llevaba bien, pero eran cada 2 o 3 minutos. Le dí un largo abrazo a la que pronto se convertiría en hermana mayor. Le dije que Enya iba a nacer ya, y que cuando volviera a casa volvería con la bebé. Ella se quedó contenta, pero yo me fui rota en lágrimas, supongo que la revolución hormonal también tendría que ver.

Llegada al hospital

Sobre las 18:30h llegaba al hospital. Gemma ya estaba allí esperándonos y, tras pasar por recepción, nos acompañó hasta el paritorio. No era como estar en casa pero la luz era tenue y ambiente cálido, así que me sentí cómoda. Aunque quien marca la diferencia en este caso sin duda es la gran profesional que me acompañaba y la confianza plena que yo tenía en ella. Pude quedarme con mi ropa y no me puso vía (realmente esto no hace falta). Sólo me puso monitores para ver qué tal soportaba las contracciones Enya.

Yo estaba muy feliz de que por fin hubiera llegado la hora y de estar ya allí, sintiendo cada oleada, bailándola, dejándome llevar… Al poco me preguntó si quería un tacto a ver cómo iba. Estaba de 6 o 7 cm pero la bebé estaba aún muy alta y no se había girado aún. así que me propuso posturas para ver si conseguíamos que mirase hacia atrás. Primero tumbada en la cama de lado con una pierna hacia delante (las contracciones tumbada se llevaban peor, pero sabía que había que intentarlo), después del otro lado. Al rato, ya de pie, agarrándome de la cama en cuclillas en cada contracción, notaba como Enya quería bajar, pero no lo conseguíamos…

Y allí estuvimos probando un sinfín de posturas, mientras que las contracciones iban y venían cada 2 minutos. Eran intensas pero lograba recuperar entre ellas. Concentrándome en abrir la pelvis dentro de la contracción mientras me agachaba, las llevaba mejor, me relajaba. “El cuerpo es sabio, confía”, me decía a mi misma.

Rotura de bolsa

Y seguí con ese baile, en es ir y venir, frente a la mirada atenta de mi chico, con mi música de fondo y la presencia discreta de Gemma. Me notaba fuerte, sentía que podía, así que seguí. Seguí hasta las 21:00h, cuando llegó Mónica, la ginecóloga. Me propusieron entonces romper la bolsa para ver si la bebé conseguía encajar la cabeza, ya que seguía estando muy alta, así que accedí.

El agua era límpia, así que genial, estaba más tranquila. La primera contracción tras la rotura fue algo más fuerte, pero fue en la segunda en la que me dí cuenta de que el momento difícil había llegado. Seguí probando posturas durante varias contracciones. Mi cabeza se iba en cada una de ellas, viajaba hacia dentro de mis entrañas, al “planeta parto” le llaman, aunque recuerdo llegar a bromear entre contracción y contracción. Recuerdo que sonaba la banda sonora de Jurassic Park y bromearon con ponerla cuando estuviera saliendo Enya como final apoteósico. Vi las lianas y me apeteció agarrarme mientras mi chico las sujetaba. Y de repente, ahí estaba esa sensación, Enya estaba colocada, estaba presionando, y yo noté unas ganas incontenibles de empujar.

El expulsivo

Me preguntaron cómo quería colocarme, yo quería quedarme justo allí, y me arrodillé en el suelo y apoyada sobre mi chico. Trajeron más empapadores y almohadas para que no me hiciera daño en las rodillas.

Y ahí venía, junto con la contracción esa presión. Mi cuerpo lo estaba haciendo solo de nuevo, como con Nadia, empujaba sólo mientras yo me dejaba llevar por esa sensación y acompañaba a mi cuerpo y a mi bebé. El momento intenso del parto sin duda. Recuerdo que en ese momento pensé “bufff, qué difícil va a ser esto…”, y grité fuerte, como un sonido gutural más bien. Mónica y Gemma estaban cerca, apoyándome, diciéndome que pasaba en cada momento, cómo iba saliendo la cabecita. Mi chico abrazándome y yo agarrándome de sus piernas fuerte. “Ahora vas a sentir el aro de fuego” decía Gemma. Y vaya si lo sentí, pero sólo uno segundos, porque tras eso salió la cabeza, y en la siguiente contracción el resto del cuerpo. Gemma la cogió y me la entregó por debajo de las piernas. Abracé fuerte a mi bebé y me enamoré nuevamente. Lloró poquito, como su hermana, pero estaba bien, Enya llegó al mundo haciendo poco ruido pero para hacerlo más bonito sin duda.

Sensaciones

Qué revolución hormonal! Lo había hecho otra vez, pero esta vez había sido absolutamente maravilloso, no podía creer que en sólo media hora (lo que pasó desde la rotura de bolsa) hubiera pasado de no progresar mucho a nacer. Y todo gracias a sentirme apoyada, a sentir que confiaban en mí, a tener a mi lado a mi pareja y a dos mujeres que aman su trabajo y que tienen una visión del parto tan respetuosa. Estoy segura que sin ellas las cosas hubieran salido de otra manera. Porque si leísteis mi post sobre el parto de Nadia se parece mucho, la gran diferencia son las profesionales que me acompañaban, y eso lo cambió todo.

La pediatra que entró en ningún momento cogió a la niña, la valoró desde mis brazos. El cordón no se pinzó hasta que dejó de latir (aun siendo muy corto y no poder acercarme mucho a la niña a la cara) , y lo cortó mi chico. Cuando alumbré la placenta Gemma me la enseñó, tratándola con sumo cuidado con un respeto profundo hacia ese órgano que había servido tantos meses a mi bebé. En reels de Instagram (@nat_noctambulando) tenéis un vídeo de la impresión sobre papel que me hizo, un regalazo más. Volvería a parir así sin duda, sin sensación de dolor, sin sufrimiento, sólo dejándome llevar. Un regalo de la vida, lo más mamífero, salvaje y amoroso.

Y si has llegado hasta el final, mil gracias y un abrazo enorme. Y si estás embarazada y necesitabas leer algo así, espero haberte ayudado y dado la confianza para afrontar tu parto desde esa perspectiva. Porque créeme, sí se puede.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.