Todo sobre la Reflexología Podal

Publicado por admin en

autoreflexologia podal

Ya muchos sabréis que además de ganchillera y otras muchas cosas, soy naturópata y reflexóloga podal. Pongo lo de «naturópata» delante porque creo que para hacer reflexología es muy importante tener una buena base de conocimientos previos. Lo que a priori puede parecer un simple masaje de pies, va mucho más allá, y está considerada una terapia natural muy efectiva.

¿En qué consiste, entonces, la Reflexología Podal?

La reflexología podal es una técnica terapéutica que se basa en la estimulación de determinados puntos sobre los pies, llamados puntos reflejos. La presión o el masaje sobre estas zonas producen efectos específicos en otras partes del cuerpo que son reflejas de éstas.

Reflexologia podal

Para que nos entendamos, imaginemos que en la planta del pie hay un mapa en el que están dibujados todos los sistemas de nuestro cuerpo (respiratorio, digestivo, locomotor, etc), de esta manera estimulando uno tiene efecto directo sobre la zona del cuerpo a la que corresponde ese punto. Por ejemplo, el dedo gordo corresponde a la cabeza y a todo lo que hay en ella (menos los ojos).

Orígenes de la Reflexología Podal como terapia

Está considerada como una técnica milenaria, teniendo sus orígenes en China, Egipto y en antiguas tribus de los EEUU. Los egipcios descubrieron que había zonas y órganos del cuerpo que tenían un punto reflejo en las plantas de los pies y que al estimular estos puntos se producía una sensación de alivio. De hecho, existen papiros egipcios del 2000 a.C. en los que se representan personas aplicando masajes en los pies. 


Los indios Cherokees de Carolina del Norte (EEUU), aplicaban masajes sobre los pies como parte de una ceremonia sagrada. Ellos creían que los pies al ser nuestro contacto con la tierra formaban también parte de las energías que fluyen de ella.


En 1913, William Fitzgerald, médico jefe del departamento de otorrinolaringología del Hospital St. Francis de Connecticut (EEUU), empezó a investigar la reflexología. Estaba interesado en la hipótesis de la acupuntura, que sostiene que el cuerpo humano se halla atravesado, en sentido longitudinal, por diez meridianos, que lo dividen en otras tantas zonas, cada una de ellas ocupada por determinados órganos cuyo «reflejo» se encuentra en los pies y las manos. Otro médico, el Dr. Joseph Shelby Riley ―que también desarrollaba esta práctica― hizo los diagramas y detalló los dibujos y la localización de los puntos reflejos en los pies.

El Dr. Riley entabló conversación con la masajista estadounidense Eunice Ingham. Ingham abandonó su trabajo en el hospital para dedicarse por completo a la reflexología. Escribió varios libros, entre ellos “Historias que los pies podrían contar” (os dejo el link del libro a Amazon abajo). Y confeccionó el primer mapa reflexológico con las correspondencias entre los órganos y las distintas zonas en la planta de los pies.

De segunda mano lo tenéis más económico:

https://amzn.to/2UY3d81

¿Para qué y quién está indicada?

Al ser una técnica no invasiva y totalmente inocua en la mayoría de los casos, se puede tratar prácticamente cualquier enfermedad o desorden, todo dependerá de la gravedad de la patología en cuestión. Lo que se trata de forma muy habitual (por lo menos por mi experiencia) tiene que ver con el sistema nervioso, ya que en muchas ocasiones hay trastornos físicos causados por estrés.  

También es muy beneficioso para el sistema circulatorio ya que da muy buenos resultados para problemas como piernas cansadas u hormigueo en las extremidades. Igualmente cuando hay edema e inflamación la reduce considerablemente. Además, como actúa sobre el sistema linfático, activa también nuestro sistema inmunológico dotándonos de más defensas. Otra forma de aumentar las defensas la tenéis en este otro artículo por si os interesa «La equinácea».

Y por último, otros de los motivos por los que más acude la gente a una sesión de reflexología podal es el dolor de espalda y el estreñimiento.

reflexologia podal bebés

No hay restricción de edad para poder acceder a una sesión de reflexología. De hecho yo le hago un poco a mi peque casi todos los días desde que nació (en la foto su pie 😀 ) y nos ha dado buenos resultados tanto para los cólicos que apenas tuvo, como para el estreñimiento o la dentición.

A embarazadas con embarazos normales también, aunque yo procuro no estimular la zona del útero y alrededores hasta que no estén ya a término del embarazo, que entonces puede venir bien para ayudar a que se desencadene el parto.

Y por supuesto la «autoreflexología podal» también funciona, si bien es mucho mejor para la relajación acudir a un profesional, pero para casos puntuales o dolor puntual viene bien. Decidme si os interesa vídeo con algunos trucos y lo haré.

Beneficios de la Reflexología Podal

Principalmente elimina los bloqueos energéticos del organismo. Os asombraría ver como en principio algo tan intangible como la energía se puede palpar perfectamente en la planta de los pies sabiendo localizar estos bloqueos.

reflexologia podal a uno mismo

También equilibra el flujo sanguíneo y linfático, por lo que llega más oxígeno a los tejidos, y ayuda a eliminar los desechos. Es por esta razón que tras una sesión de reflexología podrían aparecer reacciones neurovegetativas como un aumento en la sudoración, en la mucosidad (tanto nasal como vaginal), lagrimeo, y sobretodo aumento en las micciones. Muchas personas muestran ganas de ir a orinar inmediatamente después de la sesión y luego están varios días orinando algo más de lo habitual, pero no hay de qué preocuparse, ya que forma parte de un proceso depurativo del organismo, así que cesará en pocos días.

Contraindicaciones

Aun tratándose de una terapia holísitica, hay determinadas patologías que es mejor no tratar con reflexología y dejarlas en manos de expertos. Problemas de salud como la osteoporosis, patologías coronarias complicadas, historial de trombosis  y embarazos de riesgo no serán tratados con esta técnica. Igualmente, conviene no aplicarla en procesos infecciosos agudos o en estados febriles, y, obviamente cuando existe algún traumatismo o herida en el pie. 

En definitiva, es una técnica muy segura, efectiva y además super relajante, ya que al final de la sesión se suele complementar con un poco de masaje para equilibrar. Si os ha quedado alguna duda o queréis hacerme alguna pregunta estoy deseando leeros.

Igualmente, como os he dicho antes, si os interesa un vídeo con algún truquito para podéroslo aplicar a vosotros mismos en un momento determinado hacédmelo saber.

Un abrazo!


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *